Compiten entre sí, pero se unieron para bajar el riesgo de dar crédito

Un grupo de 30 de las 45 Sociedades de Garantía Recíprocas crearon “Sindicados” para repartir los riesgos de avalar créditos de pymes que jamás se financiaron con los bancos en líneas promovidas por el Gobierno.

A pesar del rebote productivo de 2021 por la salida de la pandemia, los bancos notan hace tiempo que por la incertidumbre, la inflación y la recesión de tres años se les hacía cuesta arriba colocar créditos.

Algo similar detectaron las Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR), que llevan 25 años en el mercado, y no se explican cómo muchas pymes todavía desconocen su existencia, que les permite tener avales para acceder al crédito bancario o del mercado a tasas inferiores a las habituales.

Crédito Pyme

El sector, compuesto por 45 firmas, salió con fuerza durante la pandemia, cuando las pymes que quedaron paralizadas por el aislamiento debían seguir girando costos sin ingresos. Se hicieron fuertes en 2020 en el aval de cheques para descuento, la principal fuente de financiamiento de ese año para las pymes.

Las SGR se dedican a dar avales a empresas para descontar cheques o para acudir ante los bancos a solicitar créditos. En el contexto de incertidumbre de pagos en 2021, el Gobierno comenzó a exigirles que reforzaran sus fondos de riesgo para sanear las carteras, extender las coberturas y prevenir caídas por efecto de la mora y hacer más solvente al sistema.

Las solicitudes pueden provenir de la página de créditos para Mipymes de Desarrollo Productivo como de la CASFOG.

Aún así, el año pasado el sistema casi duplicó el volumen de los avales de 2020 y alcanzó los $ 218.296 millones.

Para un sector de empresas muy fragmentadas, aunque con un liderazgo claro de Garantizar, la SGR del Banco Nación que concentra la mayoría de los avales de créditos del sistema, esa demanda es un esfuerzo muy importante. Se trata de ampliar los fondos de riesgo, una cartera de activos en resguardo de las garantías que otorgan.

Por eso, la mayor parte de las SGR fuera de Garantizar decidieron unir fuerzas para ampliar su capacidad de avalar. Lo hicieron a través de la cámara que los agrupa, la CASFOG, que nuclea también a los fondos de garantía. Y crearon “Sindicados”, una estructura para emitir garantías en forma conjunta y coordinada para acompañar a las pymes en su acceso al financiamiento.

La SGR líder encabeza la operación, pero el riesgo del aval se distribuye entre las 30 de Sindicados.

“Por primera vez llegamos a un segmento de pymes que no tenían ningún tipo de crédito bancario, y pudimos facilitarle el acceso”, explica Rafael Galante, presidente de Crecer SGR. “Ya vamos por la sexta serie y avales por $ 6000 millones con este sistema, en el que 90% de los beneficiarios no era sujeto de crédito“, indicó.

Se trata de créditos de las líneas de inversión productiva, a las que se accede por el portal de la Secretaría Pyme del Ministerio de Desarrollo Productivo. Las garantías que presentan las empresas son fianzas personales de los titulares de los emprendimientos. Tiene tasas de 18% anual, un año de gracia y plazo de repago en seis años.

“La SGR que esté liderando las operatorias en ese momento es la que organiza la operación, pero el riesgo del aval se divide entre todas las participantes, por el momento, 30 SGR”, agregó Galante. “Y el otorgamiento, que decide una mesa a nivel de la Cámara, consiste en un check list del cumplimiento de una decena de items. Si los pasa, se otorga, si no, no”, explicó.

Para 2022, el sector se prepara para seguir explorando la herramienta, la primera de un consenso entre competidores para empujar a la industria y a las pymes más chicas. El Gobierno ya anticipó que habrá $ 450.000 millones en la nueva línea de inversión productiva, de la cual esperan poder abastecer con una cuota importante con este sistema colaborativo.

Fuente: Estudio Petitto, Abogados